Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ayleen S. Brown [en construcción]
Sáb Ene 05, 2013 2:36 am por Ayleen S. Brown

» Trama del foro
Vie Ene 04, 2013 9:49 pm por Arte de Magia

» Ambientación
Vie Ene 04, 2013 9:34 pm por Arte de Magia

» MODELO DE FICHAS DE CENSOS
Vie Ene 04, 2013 9:09 pm por Arte de Magia

» Registro de Apellidos
Miér Ene 02, 2013 1:24 am por Arte de Magia

» Registro de Avatars
Miér Ene 02, 2013 12:53 am por Arte de Magia

» Registro de Varitas
Miér Ene 02, 2013 12:23 am por Arte de Magia

» Registro de Patronus
Miér Ene 02, 2013 12:04 am por Arte de Magia

» Registro de Animagos
Mar Ene 01, 2013 11:28 pm por Arte de Magia

Copyright; El foro se reserva en completo el diseño, historias e imagenes presentados en el foro Knights of Walpurgis.

Cualquiera que plagee o copie alguno de estos se aferrará a las consecuencias por parte de la administración.

Ayax "El Ayante" Blacke.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ayax "El Ayante" Blacke.

Mensaje por Invitado el Lun Ene 30, 2012 9:44 pm

Información básica

Nombre completo: Ayax James Blacke.
Fecha de Nacimiento: Londres.
Lugar de nacimiento: 05 de Agosto.
Lugar de residencia: Londres.
Orientación Sexual: Heterosexual.
Ocupación: Estudiante.

Datos mágicos

Bando: A favor de los Caballeros.
Estatus de sangre: Puro
Varita: De Espino, rígida, 29 centímetros, especial para magia de ataque y protección. Núcleo de Phoenix. Según le dijo aquel que la forjó, se diría que sería un arma potente para maleficios.
Escuela: Durmstrang.
Boggart: Un pozo profundo (Es acrófobico. Le tiene pánico a las alturas.)
Patronus: Un león.
■ TIMOs:
Astronomía: Aceptable.
Transformaciones: Aceptable.
Pociones: Aceptable.
Encantamientos: Supera las Expectativas.
Defensa contra las artes oscuras: Extraordinario.
Herbología: Aceptable.
Historia de la magia: Desastroso.
Runas antiguas: Aceptable.
Aritmancia: Insactisfactorio.
Los exámenes se califican con los siguientes criterios: E: Extraordinario, S: Supera las expectativas, A: Aceptable, I: Insatisfactorio, D: Desastroso, y T: Troll

■ ÉXTASIS:
Transformaciones: Aceptable.
Cuidado de Criaturas Mágicas: Aceptable.
Encantamientos: Extraordinario.
Defensa contra las artes oscuras: Extraordinario.
Herbología: Aceptable.

Título de Aparición:Rendido.
Animago: León de melena negra.

Descripción física



Cabello: Castaño Oscuro.
Rostro: Rostro hexagonal y facciones ligeramente relajadas. Solo en ciertos momentos se puede ver la severidad de las mismas. Altanería notoria, como si caminase por encima de los demás.
Ojos: Pequeños pero penetrantes. Grises.
Piel: Blanca.
Complexión física: Alto, de un metro noventa. De hombros anchos y brazos fuertes. Se remarcan los músculos de su torax y de sus brazos, así como sus manos poderosas, siempre cubiertas por manoplas de cuero. Sus piernas se plantan en la tierra como un poderoso titan por lo que en un combate cuerpo a cuerpo, es una bestia de cuidado.
Vestimenta y otros: Por sobre todas las cosas, le gusta el color negro y las chaquetas. Informal para vestirse, no usará traje jamás por propia voluntad.

Personalidad

Despreocupado, seguro de sí mismo, egoísta. Posee un fisico que atrae a las mujeres más su caracter puede resultar chocante: Sabe lo que quiere y lo toma sin preguntar. No es un hombre de códigos resonantes. Para él las cosas son como son y punto. Nada complicado. ¿Novias? Muchas ¿Amores? Ninguno. ¿Puede tener respeto por alguien? Tal vez pero todo depende cómo se muestre ese alguien. Solo si es capaz de dominarle, cosa que es improbable, el Ayante puede terminar por aceptar una directiva, pero solo eso. No busques que baje la cabeza dado que la unica forma que lo haga es que le quiebres las piernas. Demasiado orgulloso, cruel y sádico, Ayax es violento y lo sabe. También lo disfruta.

Descripción psicológica:

Chicos problemas si los hay, Ayax heredó su nombre del heroe griego "Ayax, el Ayante". No conoce el liderazgo por lo que es una bestia indomable por parte de cualquiera. Cuando le veas, puede que pienses que su rostro armónico esconde un caballero, pero creeme, estás más que equivocado. Su mirada solo buscará el punto perfecto en el cual aprovecharse de ti para lograr sus cometidos, casi siempre en los cuales él es el gran vencedor y tu el pobre diablo que le sirvió de escalón para avanzar. Soberbio, rebelde, el poderoso Ayax sabe que puede causar miedo y disfruta de sobremanera aquello. Si eres mujer, de mirará como un encantador cuerpo que poseer y si él no te busca, procura desaparecer de su camino o te dirá cruelmente, que no eres más que una de las tantas que pasaron por su cama. Si eres hombre, no lo mires, porque si él nota el menor rasgo de reprobación o burla en tu rostro, te enseñará directamente sus puños sin preguntarte. Si eres come libros, procura que no lo sepa, se empeñará en hacerte lamentar ser tan pendejo. Ayax es un abusivo, un sujeto que disfruta de la desgracia y más si él la provoca. Es violento y pendenciero, conoce los castigos tan claramente que le importan tres gramos de un rábano. Muchos dicen que está obsesionado con el sexo, y tal vez sea así. Pero si eres la chica sexy, te recomiendo que no quieras pasarte de lista con él. Si le aseguras algo, ya sea con palabras o la sola mirada, es una invitación y él termina obteniendo lo que quiere sin importarle las formas. Si no quieres nada, no te le acerques, no uses tus encantos. No sea que provoques a la bestia y luego no sepas frenarla.
Como a cualquier sujeto primitivo, puedes llamarle la atención con algo lo suficientemente brillante para interesarle: El poder. Se sabe poderoso, y nunca esta demás, ser más poderoso aun. Un hombre que hubiese servido en otra época donde las guerras fuesen el pan de cada día nació en este periodo. Por eso, como buen guerrero, busca la guerra para sentirse cómodo.

Gustos:

-El sexo.
-La comida.
-La noche.
-Las peleas mano a mano.
-Divertirse.

Habilidades:

-Físicas: Si bien su forma de pelear es del tipo "vale todo", es la fuerza que maneja en sus extremidades las que le hacen un rival de cuidado. Si te da un golpe bien puesto, asegúrate de tener un seguro cerca porque terminarás oyendo canarios por días. No buscará el punto donde golpearte, pero golpeará donde pueda. Y cada golpe es capaz de dejarte fuera de combate por la fuerza que contiene.
-Mágicas: Bastante mediocre para hechizos comunes, son los maleficios y los hechizos de ataque en los que se lleva la medalla de oro. Tal vez porque prestaba especial atención en esas clases. Es un sujeto simple: Háblale de lo que le interesa, y tendrás toda su atención sobre ti.

Debilidades y miedos:

-Como titan, podría parecer que no tiene debilidad alguna. Pero ese es el punto que le juega en contra: Es tan lanzado que no mide las consecuencias y no piensa antes de golpear. Pelea a lo bruto y siempre luciendo su fuerza en extremo.
-A pesar de que su nombre se remonte al "Águila", Ayax le teme a las alturas. Por eso para él volar es una odisea que no planea realizar. Es hombre de tierra y fuego.

Disgustos:

-Él pelea con coraje y destreza, llevándose por encima todo lo que esté a su paso. Si huyes, esperará el instante en que te canses para quebrarte las piernas. Adora sentir que causó miedo en ti, pero odia saber que deberá esperar para molerte a golpes.
-Si alguien se ganó su respeto, nunca te atrevas a tocar a ese alguien. Te buscará por cielo , tierra y hasta el infierno para borrarte del mapa.
-Los carilindos sin gracia. Le fastidian por el hecho de ser...demasiado nenas para ser siquiera tomados en cuenta.
-Los niños/as de mamá y papá. Familias armadas que cuidan a sus hijos y les dan todo. Despiertan su envidia y no dudará en manifestarla de maneras poco ortodoxas.
-Todo aquel que sea mejor que él en algo, le fastidia y por eso, lo hará blanco de bulling.
-Si caminabas como si nada y chocaste con él haciendo que se le cayese el cigarrillo, o si jugando a la pelota, hiciste que el balón le golpease en la espalda, te recomiendo que olvides el punto 1 y corras. Le fastidia que cualquier cosa de su entorno le moleste...y si eres parte de eso, se asegurará de que te arrepientas.

Otros:

-Ayax significa "De la Tierra". Fue bautizado con este nombre por el heroe de la Illiada "Ayax, el Grande". Su nombre viene, según la mitología, de la nominación de Hércules, amigo de Telamón, quien al ver que el águila (Aías) de Zeus, se posaba es su hombro le anunció: "Nacerá de ti, Telamón, el hijo que deseas y del nombre del ave que acaba de aparecérsenos le llamarán Ayax. Sorprenderá a los pueblos en las luchas de Marte"
-Tiene en sus brazos marcas de cigarros que se apagaron en su piel. Todos creen que él mismo se los provocó pero en realidad, son las marcas de su niñez, de cuando su padre apagaba sus cigarros en la piel del chico.
-Entre su circulo de amistades se le conoce como "El Ayante" en honor al heroe de la mitología griega.
-Su Patronus, así como el animal en el cual puede convertirse, son el león. Esto concuerda con su signo "Leo" y su caracter dominante, violento y aprehensivo.
-Es muy bueno con los animales. Por alguna razón, logra llevarse bien con la mayoría de éstos.
-Odia el Quidditch y cualquier cosa que requiera que él esté arriba de algo volador.

Vida

Historia:

Nacido de una familia mal constituida, Ayax vivió en carne propia lo que es el despecho de un padre alcohólico y una madre sometida. Nunca supo por qué razón su padre empezó a beber y apenas recuerda el momento de transición entre el viejo que él conoció y aquel en el cual éste se convirtió. A medida que los conflictos aumentaban, el chico empezó a buscar más contención en grupos de amigos poco confiables. La mayoria pandilleros descendientes de magos de linajes renombrados. Chicos ricos que creaban logias que se dedicaban a joder a los demás. En ese ambiente el muchacho de clase media se empezó a mover. Fue una forma de escapar de la realidad de su casa y la verdadera mentira que escondía. Él no era rico y no lo sería nunca pero actuaba como rico y con eso, convencía a sus cercanos de una realidad que no existía. Además, para poder obtener cosas, solía tomarlas sin pedir permiso ni perdón, llegando a robar para luego revender y así saldar sus propios gustos.

Aun así, esa utopía creada a su alrededor no se comparaba con el infierno que el muchacho tenía que soportar al llegar a su casa. Un padre que bebía lo suficiente para no poder moverse con rapidez, que siempre le exigía hacer cosas y castigaba severamente cualquier falta de su parte. Ayax debía ver como su madre sufría golpes frente a él, sin poder emitir palabra alguna, pero armando un nido de odio en su interior que amenazaba con estallar en cualquier instante. Una tarde de invierno, cuando el muchacho volvió de las vacaciones por navidad, vio a su padre en la mesa mientras su madre servía la comida. Lo que parecía ser una cena tranquila terminó por volverse una batalla cuando su padre lanzó al suelo el plato que se le había servido, recriminándole a su esposa el haber usado pimienta, condimento que detestaba completamente. Lejos de quejarse, la mujer se puso a levantar cada trozo del plato, disculpándose cuando, sin medir consecuencias, Ayax vio algo que lo sacó de su eje: Una patada dirigida a la boca de la mujer por parte del padre. Pudo notar por primera vez el daño que éste había hecho a su madre y sin medirse frente a aquel hombre que le despertaba pavor de niño, se puso de pie.

-¿Qué hiciste? - gritó el joven dirigiéndose a su madre, pero sin saber si ayudar a levantarla o recriminarle a su padre tal salvajismo.
-Estoy bien, estoy bien - diría la mujer, temblando de pies a cabeza. Limpiando la sangre de sus labios con el dorso de la mano mientras el hombre ebrio parecía ahora intolerante a su único hijo.
- Siéntate, Ayax -
La respiración del joven era agitada y la mirada que dirigió a su padre reflejaba el odio de un toro a punto de lanzarse sobre su asesino. Los ojos, por sobre todo los ojos, estaban humedecidos tiñéndose de ligeras venas rojas. Como si al ver esto, su padre reconociese un acto de rebeldía, tomó la botella sobre la mesa y la lanzó en el rostro del muchacho, provocando un grito en la mujer postrada en el suelo. La botella se partió en varias partes, dejando un corte en el costado derecho de la frente de Ayax, quien, a pesar del impacto, se quedó de pie como un coloso de Rodas.
-Eres un inútil, un vago. Un maldito pedazo de mierda que traje al mundo no se para que. Y si te digo que te sientes ¡ Dejas la cara de malo conmigo y pones el culo en la silla! -
El hilo de sangre que recorría su frente empezó a caer por encima del ojo derecho como si fuese una lágrima carmesí que continuaría su camino hasta la mejilla y se perdería en el mentón.
-¿O qué? - preguntó el muchacho, viendo con los ojos teñidos en odio a su progenitor.
-¿Qué dijiste? - fue lo que aquel hombre dijo, clavando sus pies en el suelo. Con cada paso que daba que le acercaba al muchacho, se podía notar que de él, Ayax había heredado el fisico poderoso. El hijo y el padre, ambos titanes que se miraban a los ojos dispuestos a romper aquel vinculo en ese instante.
-¿O qué? - repitió el muchacho, sin dar un paso hacia atrás, enfrentado a aquel ebrio. - ¡¿O qué, viejo!? - le gritó cuando lo tuvo al alcance. Un golpe a puño cerrado en el rostro del muchacho le hizo girar el rostro, más no volvió un solo paso. Y como un sauce boxeador que esperaba la cercanía justa, con el puño derecho cubierto por un guante de cuero con picas, le lanzó el primer puñetazo. Uno, dos. El titan peleando con su padre como Zeus peleó una vez con Chronos. Entre los ruidos de platos rotos, maderas y golpes en seco, los alaridos de la madre desesperada de Ayax resonaban.

Se vio de pie aun, con la mesa destruida y su madre en un rincón de la casa llorando desconsolada. En el suelo, su padre, sin poder sostenerse por sus piernas, peleaba con sus ojos para que no se cerrasen mientras la sangre que soltaba su piel adornaba el suelo y las ropas. Frente a él, Ayax le miraba con los puños cerrados y su pálida piel teñida de carmesí. Su mirada era extraña, como la sensación que tenía dentro de su interior. Sentía el poder...Le había ganado como un guerrero, sin retroceder un solo paso. De hecho, ese hombre que tanto miedo de le despertaba ahí estaba, peleando por ponerse de pie, estirando un brazo para llegar a la pierna de su hijo. Ayax retrocedió, dejando a su padre tumbado en el suelo, tratando de arrastrarte.
-Ven...hijo de puta. Espera que te ponga las ...manos enci...ma - trataba de decir.
Ayax se sonrió con cinismo, levantando ambas cejas para verle con sorna.
-¿que harás, anciano? Si ni siquiera puedes soportar un mano a mano conmigo...Viejo patético - replicó mientras le daba la espalda dándole una ultima mirada a su madre, quien, llorando se acercaba a su padre herido. Ayax negó con la cabeza, apretando los dientes y los labios, también los puños, como si en ese momento se emancipase de sus padres para renegar de ambos. De un hombre que necesitaba pegarle a una mujer para sentirse menos mierda y de una mujer que lo amaba a pesar de eso. No lo comprendió, nunca lo comprendería. Solo entendía que odiaba a ambos...Que ambos estaban muertos para él.

Momentos clave:

-La primera vez que robó un objeto.
-La primer mentira que dijo sobre su familia y su situación economica.
-La vez que se rebeló a su padre golpeándole y abandonó la casa donde había crecido.

Relaciones cercanas:

-Robert John Blacke. - Padre (Vivo)
-Felicia Jordan Blacke - Madre (Viva)
Sin hermanos ni familiares conocidos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Ayax "El Ayante" Blacke.

Mensaje por Invitado el Lun Ene 30, 2012 10:32 pm

Todito bien ahaha, genial tenerte o.ó

Ficha aceptada

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.