Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ayleen S. Brown [en construcción]
Sáb Ene 05, 2013 2:36 am por Ayleen S. Brown

» Trama del foro
Vie Ene 04, 2013 9:49 pm por Arte de Magia

» Ambientación
Vie Ene 04, 2013 9:34 pm por Arte de Magia

» MODELO DE FICHAS DE CENSOS
Vie Ene 04, 2013 9:09 pm por Arte de Magia

» Registro de Apellidos
Miér Ene 02, 2013 1:24 am por Arte de Magia

» Registro de Avatars
Miér Ene 02, 2013 12:53 am por Arte de Magia

» Registro de Varitas
Miér Ene 02, 2013 12:23 am por Arte de Magia

» Registro de Patronus
Miér Ene 02, 2013 12:04 am por Arte de Magia

» Registro de Animagos
Mar Ene 01, 2013 11:28 pm por Arte de Magia

Copyright; El foro se reserva en completo el diseño, historias e imagenes presentados en el foro Knights of Walpurgis.

Cualquiera que plagee o copie alguno de estos se aferrará a las consecuencias por parte de la administración.

Sky Maxine Delacourt Hummel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sky Maxine Delacourt Hummel

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 05, 2011 4:38 pm

Datos Personales



Nombre: Sky Maxine Delacourt Hummel.
Fecha de nacimiento: 3 de marzo de 2016.
Lugar de nacimiento: Francia.
Orientación Sexual: Heterosexual
Ocupación: Estudiante

Datos Mágicos

Bando: Neutra por ahora.
Estatus de sangre: Limpia
Escuela: Hogwarts
Casa en Hogwarts Slytherin
Varita: -
TIMOs
• Astronomía Supera las expectativas.
• Defensa Contra las Artes Oscuras Extraordinario.
• Encantamientos Supera las expectativas.
• Herbología Aceptable.
• Historia de la Magia Supera las expectativas.
• Pociones Supera las expectativas.
• Transformaciones Extraordinario.
• Adivinación Supera las expectativas.
• Aritmancia Extraordinario.
• Runas Antiguas Extraordinario.



Apariencia Física

[Kaya Scodelario]

Cabello:
Su cabello es de un color castaño puro, no muy oscuro, no muy claro, que depende el día la forma que toma, por momentos puede ser algo ondulado mientras otros días amanece un tanto más liso de lo normal.
Un poco más largo que la altura de los hombros, sin chasquilla, para dejar ver bien su frente que resalta aún más sus bellos ojos y respingada nariz. Su cabello se ve mejor, en su opinión, ondulado.

Ojos:
Sus ojos son de un color celeste brillante, redondos, no demasiado grandes, inspiran una mezcla de melancolía con firmeza, algo de dulzura y preocupación, pero a la vez determinación y fortaleza.

Color de piel:
Su piel es blanca como la nieve, pareciera que fuese piel de muñeca, como una muñeca de porcelana, perfecta a la que nunca le han salido enormes granos de los que todos se quejan.

Estatura: 1.68

Peso: 50 kilos

Contextura:
Tiene un cuerpo envidiable. De estatura perfecta, delgada pero con figura. A pesar de no tener mucho, no es de lo que se llama ‘una chica plana’. Específicamente sus medidas son 81, 59, 86, no tiene ‘demasiado’, pero lo que tiene le favorece.



Personalidad

Quienes la ven desde afuera pueden tener diversas opiniones de ella, primero que nada, se ve como una chica de pocas palabras, pero las palabras que dice, podían ser tanto de humillación como de ayuda.
Si te acercas a conocerla, puedes ver que no negará una conversación, que no es desagradable al responder, pero se va haciendo una opinión rápidamente de ti, para ver si eres o no una persona que le pueda agradar.Tiene actitud, y por todo lo que le ha pasado en la vida, es difícil saber como reaccionará según lo que digas.
Hubo un tiempo en su vida que fue una chica que vivía de las fiestas, por lo que sabe cómo divertirse, y cómo animar un poco las cosas cuando están demasiado aburridas.
Puede ser, si quiere, el alma de la fiesta. Sabe exactamente cómo hacer para, de un momento a otro pasar de ser una chica pasiva al centro de la fiesta. En esos momentos es cuando puede volverse alocada, si está en confianza también puede ser una chica explosiva, de grandes ideas, que no pasa a la hiperactividad pero que puede ir de aquí para allá sin dejar de moverse, llamando la atención sin esfuerzo.
Si la haces enfadar no tardará mucho en mandarte sin pensarlo a la mierda o más lejos. No le importa dejar a alguien llorando si siente que se lo merece. Porque si, Sky también pasó un periodo de tiempo donde era una perra. Y si te metías con ella podía ser bastante vengativa hasta el punto de humillarte. Aunque ahora es más calmada que eso, si hace falta te dará una lección para que no vuelvas a meterte con ella o sus amigos.
No le gustan las personas que molestan a otros sin motivo, por lo que si tiene la oportunidad de humillar o agredir verbalmente a alguien que molesta a alguien inferior, lo hará, solo para darle una lección a la otra persona. No le importa si está siendo igual que los agresores al hacer eso.
Sin realmente intentarlo o quererlo, Sky puede ser la típica cabecilla.
Tiene facilidad para hacer grupos, organizarlos y ayudarlos.
Sabe como dirigir a un grupo si es necesario, como hacer que todos escuchen o unir a muchos para una misma causa, pero no abusa de aquella facilidad para que la gente la ponga como líder.
Suele guardarse todo para ella, no demostrar sus sentimientos a simple vista, no le gusta pedir ayuda.
Es una chica muy sentimental, pero muy reservada. Alegría, disgusto, enojo, tranquilidad, son los sentimientos que más deja notar, pero de las penas, las rabias, las decepciones, todo aquello que puede hacerla sentir afligida, prefiere no demostrarlo, prefiere mostrarse más fuerte que eso. Tener el control.
Es una persona que ha vivido muchas cosas, por ende ha aprendido a sentir muchas cosas, pero solo ella sabe realmente cuantos sentimientos habitan en su alma.
Normalmente no le gusta jugar al amor, y sí, para ella el amor, es casi como un juego. Si alguien le gusta buscará la forma de acercarse a esa persona, pero no cree que exista realmente el amor por lo que no se lo toma enserio, en el sentido de que, nunca buscaría tener algo serio.
Porque, en el fondo, este le da miedo, por lo que pasó con sus padres, no puede creer que es algo real, tiene miedo a llegar a amar y que la dejen, por ello prefiere creer que no existe, y que es incapaz de amar. No puede pensar en relaciones serias.
Es astuta, inteligente, observadora.
Siempre sacando provecho de todas las situaciones. No le importa de que casa es cada persona, si tiene algo que le puede ser útil le hablará igual, por el contrario, si tiene algo que no le gusta, lo molestará, sea o no de su misma casa.

Gustos y Habilidades
• El fuego, tiene una obsesión con este elemento.
• Ser el centro de atención.
• Es especialmente buena en transformaciones.
Disgustos, miedos y Debilidades
• Su padre.
• No ser lo suficientemente buena en lo que hace..
• Que la gente sepa que su madre la abandonó.
• El cariño.



Historia
Sky nació de la unión de dos brujos, padre Francés y madre Inglesa. La pequeña siempre fue el centro de atención y mimada por todo el mundo por su belleza e inteligencia. Todo el mundo reconocía lo especial que era. Todos menos sus padres.
Ambos tenían trabajos importantes, por lo que no tenían mucho tiempo para la pequeña. No le ponían la misma atención que todo el mundo, por más que ella intentara que vieran todas las cosas que hacía.
A pesar de eso, era una niña alegre y feliz, aunque necesitaba terriblemente el cariño de sus padres.
Su vida dio un cambio repentino y brusco cuando a los siete años las cosas empeoraron.
En su cumpleaños número siete, nadie parecía recordarla. Se despertó bien temprano y esperó ansiosa el saludo de sus padres, pero ninguno de los dos la saludó en la mañana. Su madre salió a trabajar temprano y su padre se encerró en su habitación. No había regalos, no había pastel, no había saludos.
No entendía por qué se comportaban así, pero prefirió pensar que simplemente estaban muy ocupados, y que lo celebrarían a la noche. Nunca habían olvidado un cumpleaños suyo, no podían olvidarlo.
Pero el día siguió pasando, y sus padres siguieron sin prestarle atención, sin si quiera saludarla. Su madre regresó a casa alrededor de las cuatro, pero fue su padre quien salió, tampoco allí pudieron tener un momento en familia.
Las cosas no mejoraron ese día. A la noche cuando su padre volvió a la casa, escuchó desde el pasillo como se gritaban uno a otro encerrados en su habitación. Escuchaba gritos a cada segundo, palabras que no podía repetir, escuchaba cosas que su pequeño corazón de siete años odiaba con todo el alma.
Salió corriendo a esconderse en su pieza, y se quedó allí sola llorando mientras los gritos seguían y seguían. Definitivamente, aquel era su peor cumpleaños, no había duda alguna de ello.
Comenzó a rezar, pedía que por favor su papá y su mamá llegaran a su pieza diciendo que todo era una broma y le cantaran el cumpleaños. Pero no fue así, ellos nunca aparecieron.
A la mañana siguiente, Sky ya no tenía su sonrisa de costumbre. Su imagen de niña pequeña risueña y saltarina ya no estaba. No se sentía feliz, no después de haberse dormido entre llantos y gritos.
Pero la mañana no le dio a la niña una perspectiva mejor. Pues su madre no estaba para hacerle el desayuno. Tampoco estuvo para el almuerzo, ni volvió en la noche. Ni al día siguiente. Los días siguieron y siguieron pasando y su madre no aparecía en ningún momento, así hasta que pasó una semana.
¿Dónde está mamá?, le preguntaba una y otra vez la pequeña a su padre, pero nunca obtenía respuestas.
No tardó mucho en comprender, que la habían abandonado.
Quizás Sky, nunca fue totalmente consciente de lo que pasaba en su casa. Quizás nunca logró entender del todo los problemas ni los disgustos. Quizás porque era una niña todavía.
Pero no pudo evitar entender, con el dolor de su corazón, que su madre la había abandonado.
Nunca en su vida se había sentido tan mal. Nunca lloró tanto como aquellos dos meses en donde ansiosamente todos los días esperaba en la puerta esperando ver aparecer a su madre, cosa que nunca pasó.
Su padre comenzó a prestarle cada vez menos atención, hasta que, cuando la chica ya tenía nueve años, decidió mandarla a vivir donde sus tíos, a Inglaterra, ya que para el era solo un estorbo que no necesitaba en su vida.
La pequeña Sky se sentía como una extraña en aquella casa, pero al menos tenía un lugar donde vivir, su tío era hermano de su padre, también francés, pero su tía era Inglesa, comenzó a vivir con ellos entonces, junto a sus sus dos hijos, uno que iba en Hogwarts y otro que a penas tenía tres años de vida.
A sus once años recibió su carta para Hogwarts, cosa que le dio una nueva esperanza. Podía fingir que todo lo que había pasado en su vida nunca había ocurrido y ser una persona completamente diferente.
Fue enviada a Slytherin, lo que la hizo sentir muy orgullosa. La chica comenzó a hacer amigos en su casa, a hacerse la importante, muchos de su casa la envidiaban por su inteligencia y por todas las cosas que la hacían sobresalir.
Se dio cuenta que en su casa, muchos odiaban a los muggles, encontraban que era estúpido que hijos de muggles aprendieran magia, por lo que la chica comenzó a decir que creía lo mismo, comenzó a discriminar, incluso a sentirse superior a otros, solo por estar en Slytherin.
Pero nuevamente la vida decidió dañar su felicidad.
Se había pasado todo su primer y segundo año molestando a diferentes chicos de diferentes casas por tener algo que ver con muggles.
Pero fue en su segundo año cuando tuvo una lección por esto.
Casi no recuerda nada de lo que pasó. Iba caminando por uno de los pasillos cuando alguien gritó una maldición que hizo que sus órganos salieran de su cuerpo y quedaran colgando de ella.
Luego de eso, no recuerda nada hasta que estaba en San Mungo, con sus tíos allí, preocupados, y ella sin poder explicarles nada.
Pasó unas semanas sin volver a Hogwarts, llorando todos los días, a cada momento, había sido una experiencia totalmente traumatica para ella.

Ya en ese momento tenía trece años. Empezaba a cuestionarse qué tan mala había sido como para que alguien pudiese dañarla de ese modo.
¿Es que nadie entendía que se sentía sola y abandonada en el mundo y que todo lo que decía lo decía para ser aceptada y porque le convenía? No era una mala persona, solo estaba asustada.
Y como toda Slytherin, sabía que hacer para sacar provecho de todo.
Nunca pensó que sus acciones harían que alguien la odiase de esa forma.
No quería volver a Hogwarts, estaba asustada, traumada, no sabía que decir ni como actuar al volver, no sabía si era capaz de fingir tanto.
Pero tuvo que volver, y lo hizo con la frente en alto, evadiendo preguntas cuando se volvían intensas pero a la vez, aprovechando para hacerse la interesante cuando se las hacían.
Ahora muchas más personas caminaban con ella por los pasillos, algunas realmente preocupadas por ellas, otras porque la popularidad que había ganado Sky con el incidente hacían que estar con ella sonara atractivo.
Fuese cual fuese la razón, a Sky no le importaba, ahora era más interesante aún, debía sacar provecho de aquello, por más que en el fondo odiase con todo su alma haber tenido que vivir lo que vivió.
Pronto terminó su segundo año, volviendo a su rutina de llorar a escondidas gran parte del tiempo en sus vacaciones.
No podía aceptar el hecho de que alguien la hubiese dañado así, no lo entendía, no quería entender. Solo se preguntaba por qué no podía ser feliz, por qué no podía vivir con su familia y ser todo más bonito.
El tercer año empezó en breve. Este año Sky ya no molestaba tanto a la gente, hacía una que otra broma de vez en cuando, pero ya no era con la misma insistencia. Este año ya no necesitaba molestar para ser aceptada, ahora tenía otra arma que podía utilizar. El físico.
Ya los chicos comenzaban a fijarse en las chicas, y las chicas a desarrollarse y preocuparse por su físico. Sky siempre había sido una chica muy bonita, por lo que pronto se formó un grupo a su al rededor, dispuestos a que fuera su líder, la mayoría de las chicas por envidia o esperando poder aprender como lucir mejor, y la mayoría de los chicos porque no desperdiciarían una oportunidad de poder estar con ella.
La verdad, Sky no estaba interesada en salir con ningún chico, pero le gustaba destacar, necesitaba destacar, su debilidad era el cariño. Necesitaba sentirse querida aunque fuesen todas mentiras.
Empezó a organizar fiestas y juntas, todo por conveniencia, tuvo novios, también por conveniencia. Quería olvidar todo lo feo que le había pasado, y creía que el amor era la solución a todo eso.
Sky tenía amigos en cursos mayores, amigos de cuarto, quinto y hasta sexto año. No muchos chicos de su edad eran así, pero Sky parecía mayor de lo que era, y se comportaba como una chica mayor, por lo que pudo encajar con personas de otros cursos.
Fue de las primeras mujeres de su curso en empezar a beber y fumar, también una de las primeras en tener novios y esas cosas.
Pasó de tercero a cuarto año, ocupando gran parte de sus vacaciones en fiestas y salidas, en hacer locuras y creerse grande.
Pero por alguna extraña razón no la hacía sentir mejor.

A pesar de lo mal que la hacía sentirse, seguía con ello.
Seguía bebiendo, fumando, jugueteando con chicos. Pero se sentía sola, no podía olvidar que la habían abandonado, no podía olvidar que la habían atacado y dañado por ser una mala persona.
Se iba enfermando de a poco, fingía ser una persona que no era y eso le estaba haciendo daño. Empezó a dejar de comer al tiempo, con suerte comía una comida diaria. No lo disfrutaba, no le veía el sentido a comer ni a la mitad de las cosas que tenía en su vida. No le importaba nada.
Y fue a sus catorce años cuando pasó.
Se le fue un poco la mano con la bebida, estaba con un amigo suyo. Una cosa llevó a la otra y el chico no dudó en llevarsela a la cama. La chica no estaba consciente, casi desmayada por lo que no pudo negarse, hasta que finalmente pasó. Y dejó de ser una niña para ser una mujer.
Fue, algo así como una violación, para ella.
Al día siguiente, a penas recordando lo que pasó, Sky se puso a llorar.
No era eso lo que quería para su vida, no quería ser una puta a sus catorce años, no quería desperdiciar su vida en la bebida y el cigarro ni con falsos amigos ni teniendo que fingir ser otra persona para destacar. Porque ella era más que eso, siempre había sido más que eso pero se sentía una basura porque ni su propia madre había querido estar con ella, poder cuidarla y poder enseñarle todo lo que una mujer necesitaba.
Empezó a dejar de a poco la bebida, también empezó a dejar de a poco el cigarro. Seguía sin comer, y ahora comenzaba a alejarse un poco de la gente. Ya no dejaba que la tocaran, ni para un abrazo.
La gente empezaba a preguntarse que le pasaba pero nadie llegaba a obtener una respuesta.
Comenzaron a dejarla de lado.
Estaba mas sola que nunca, más triste que nunca, lo había perdido todo, literalmente. Había perdido a su familia, había perdido el respeto en si misma, había perdido su popularidad, la compañía, y había perdido por los errores que había cometido por años, su virginidad.
Llegaron las vacaciones y la chica ya era una persona totalmente diferente. Callada, silenciosa. Solitaria, viviendo con miedo. Ya no quería vivir, no tenía ganas de seguir con la farsa que era su vida, y no quería seguir sintiéndose tan horriblemente sola.
Una tarde mientras sus tíos habían salido, decidió probar algo.
No podía hacerlo con algo mágico, ya que no tenía la edad para utilizar magia y porque así su tío sabría como revertirlo.
Tomó todas las pastillas que encontró y se las tragó.
Cuando despertó estaba nuevamente en el hospital. Pero esta vez, en un muggle. Sus tíos estaban a su alrededor, al igual que los doctores. Su intento suicida había fallado. Posiblemente si hubiese tomado estudios muggles hubiese podido funcionar mejor, pero no había sido así.
Los doctores le anunciaron a la familia luego de hacerle unas preguntas a Sky, que la chica padecía de depresión y tendencia suicida.
Nadie entendía por qué, pero a Sky no le importaba.
El resto de las vacaciones se las pasó con un psiquiatra. Se sintió mucho mejor después de un tiempo. Volvió a sonreír, con la ayuda de sus tíos y de sus primos, y volvió a terminar su cuarto año como una persona alegre.
Ya no fingía, era simplemente ella, aún seguía algo triste pero con el paso del año las cosas fueron mejorando.
Con todas las cosas que le habían pasado, Sky ahora era una persona mucho más callada, pero sabía en qué momentos debía hablar, sabía defenderse, no dejaba que nadie le pasara por encima.
Podía ser bastante diferente a lo que eran la mayoría de los Slytherin, porque no era prejuiciosa, ni se creía superior. Pero si era bastante ambiciosa y le gustaba sobresalir, pero ahora, por sus verdaderos méritos y no por cosas falsas que le había arruinado la vida.
Empezó a estudiar con el objetivo de trabajar en el departamento de misterios.
Comenzó a hacer nuevos y verdaderos amigos.
Era coqueta, pero ya no una zorra. Aún molestaba a algunas personas, pero ahora más que nada a personas que antes fingían ser sus amigos.
Podía no ser tan diferente a como era antes, seguía humillando a personas, pero ahora a las que sentía que se lo merecían, y no porque otros decían que era bueno eso.
Ya no le importaba de que casa era cada persona, si las personas tenían algo que le interesara, algo de lo que pudiese sacar provecho, o simplemente le agradaba, le hablaría igual fuese de la casa que fuese.
Y a su vez, si le desagradaba alguien, lo molestaría o trataría mal, fuese de cualquier casa, incluso de su misma casa.
Empezó a ganarse el respeto, pero por ser ella, una serpiente, pero no manipulada por otros. Simplemente ella. Por algo la habían puesto en Slytherin, no porque se dejara dominar.
Fue cambiando hasta volverse simplemente ella. Y así, pasó un nuevo año, quinto. Donde fue nombrada prefecta. Así, comenzó su nuevo objetivo: Se la dueña de su vida.




Momentos Clave
~ El abandono de su madre.
~ Que le lanzaran una maldición en segundo.
~ Su primera vez a los 14 años.
~ Su intento suicida.
~ Ser nombrada prefecta en 5to año.

Relaciones más cercanas

Luc Delacourt:
Primo. De su misma edad y curso. Entre ellos hay un lazo de cuidado mutuo, que ambos por sus partes intentan ocultar del otro. Luc empezó a preocuparse mucho más de ella y a vigilarla después de su intento suicida. Se llevan bastante bien, aunque no se demuestren mucho el afecto que se tienen.
Puedo contar contigo, ¿Si?:

Fly Stefan:
Nunca tuvieron una buena relación cuando jóvenes, pero después de todo lo que pasó en su vida, en quinto año le pidió perdón por lo que hizo. Al tiempo descubrió los poderes de Fly, aunque esto la chica no lo sabe. Comenzó a acercarse a ella intentando formar una amistad.
Caleb Brown:
Siente una atracción por el muchacho. A pesar de los miedos que le produce el tema del amor, no puede evitar mirarlo con ojos de niña pequeña ilusionada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sky Maxine Delacourt Hummel

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 05, 2011 4:48 pm

FICHA ACEPTADA.
Al fin vuelve Sky al ataque xD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.